Después de 42 años, el día de ayer el volcán Taal en Filipinas despertó al lanzar humo y cenizas, acompañados de fuertes rayos, cerca de Manila, la capital del país, por lo que las dependencias de seguridad y la población se mantienen en alerta.

Miles de personas que viven cerca del volcán Taal, una popular atracción turística ubicada en el centro de un pintoresco lago en Filipinas, fueron evacuadas de sus viviendas.