La cerámica, es el arte de crear objetos con cerámica, loza o barro. En estas se emplea la belleza y la utilidad, y como muestra de ello tenemos la Talavera.

La Talavera se convirtió en la primera técnica artesanal mexicana inscrita, primera inscripción binacional de México y primera manifestación cultural transcontinental de América Latina.

La Talavera tiene una diversdad de productos, va desde Tibores, Lebrillos, Doblados, murales, vajillas hasta aplicaciones arquitectónicas.

Proceso de elaboración

Para su elaboración, se parte de la mezcla de dos tipos de barro que le dan la composición que este material requiere para ser trabajado. Una vez mezclados se lavan, se dejan madurar y se decantan. Cuando el barro está en su punto se almacena en formas cuadradas llamadas tallas o balas.

Estas se pisan y se amasan antes de tornearse. El barro está listo para empezar a hacer las piezas, estas pueden hacerse en el torno o con molde, dependiendo del tamaño y la forma que se deseé.

Un día después se retornean y se dejan secar. Cuando las piezas están secas, se queman en el horno teniendo como resultado el “jaguete”. Después, las piezas se vidrean y se pintan, cuando están decoradas vuelven al horno, y así se logra la pieza terminada.

Historia

En el año de 1550, un grupo de artesanos provenientes de los talleres de Talavera de la Reina, Sevilla y Génova se establecieron en Nueva España, particularmente en Puebla, y comenzaron a producir la loza estannífera, hoy en día conocida como “Talavera”.

Estos artesanos españoles explotaron el conocimiento prehispánico que tenían los pueblos indígenas, entonces incorporaron sus talleres con personal europeo e incluso esclavos negros, como resultado se obtuvo un producto original denominado Talavera Poblana.

Al inicio, los artesanos hacían objetos de loza como cañería, cuando la ciudad estaba en proceso de construcción, se requería tubería, entonces se hacía de barro y posteriormente empezaron a trabajar la loza fina.

Para 1620, los talleres habían pasado a manos de los hijos de los artesanos, generalmente criollos o mestizos.

La Talavera se utilizó para la elaboración de vajillas, traslado de pulque, etc. Asimismo se aplicaron azulejos dentro de los inmuebles y para el siglo XVIII se colocaba en las fachadas de las casas e iglesias.